¿El impacto del aprendizaje debería medirse?

Muy seguramente, su respuesta inmediata sea . Pero probablemente su organización decidirá no hacerlo (o no hacerlo al nivel deseado) al implementar una estrategia de aprendizaje, básicamente porque es difícil, costoso y sus beneficios parecen ser más un mito que una realidad.
 
Por eso, nos pusimos en la tarea de resumir cuatro razones de peso por las cuales su organización debería medir el impacto del aprendizaje. Haciéndolo, usted podrá...
 
1. Alinear el aprendizaje con lo que es importante para su negocio.
 
La brecha que existe entre los departamentos de Recursos Humanos y la alta gerencia se explica en parte porque los primeros no saben hablar el lenguaje de los segundos. Medir el impacto del aprendizaje a distintos niveles permite usar la información para explicar cómo éste contribuye a los indicadores del negocio: el valor monetario asociado al ausentismo o la rotación, la productividad bruta derivada del aumento en el compromiso, o en últimas el Retorno Sobre la Inversión ROI de una estrategia implementada, pueden hacer del aprendizaje un aliado estratégico de su organización.
 
2. Administrar mejor su presupuesto.
 
Muchas personas reaccionan negativamente cuando alguien no respalda la idea de que el aprendizaje es una inversión y no un gasto. ¿La verdad? Muchos programas de aprendizaje son un gasto y las organizaciones no tienen la capacidad de identificarlos como tal. Medir el impacto de un programa permite saber cuáles aportan valor a la organización y cuánto valor aportan. Esta información permite tomar decisiones. Por ejemplo,  frente a un recorte en el presupuesto destinado a aprendizaje dentro de su organización, no sería acertado eliminar una estrategia de aprendizaje en marcha que tiene un retorno positivo sobre la inversión. Sin medición, sus ojos estarían vendados.
 
3. Mejorar las estrategias de aprendizaje en marcha.
 
No basta con saber que una estrategia aporta valor real a una organización. Imagine que esa estrategia en marcha puede aportar más valor. Con información derivada de la medición, es posible identificar falencias en el contenido o metodología de un programa e implementar acciones para mejorarlo, sabiendo que van a redundar en un mayor retorno.
 
4. Hacer pronósticos acertados.
 
Un sistema de medición puede, en el nivel más básico, identificar el valor monetario del aumento en el grado de compromiso medido a través de una encuesta. Pero una medición completa del Retorno Sobre la Inversión (ROI) para programas de alto valor dentro de una organización, le permite analizar la ganancia potencial de invertir en una estrategia de aprendizaje antes de implementarla, comparado con el costo presupuestado.
 
Si quiere mejorar la productividad de su empresa a través de Estrategias de Aprendizaje haciendo seguimiento y medición del impacto, escríbanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
 

Fuentes: Jack J. Phillips y Patti P. Phillips en: So What's the Bottom Line on ROI? (ATD); All Roads Lead to Return on Investment (CLO); Seven Reasons to Measure Learning ROI (CLO).