¿Qué es una cultura de aprendizaje?

Un cultura de aprendizaje es un entorno que celebra y da recompensas por aprender, incentiva a la persona a compartir libremente lo que saben, y los ayuda a cambiar basados en la adquisición de nuevas habilidades y conocimientos. A todos nos gusta pensar que trabajamos en una cultura positiva de aprendizaje, pero ese no siempre es el caso.
 
No hay duda de que el aprendizaje probablemente fallará si está mal diseñado, el contenido es débil o la tecnología no funciona. Pero el aprendizaje definitivamente fracasará si la cultura no lo apoya. Cuando un gran aprendizaje se enfrenta a una cultura  de aprendizaje débil, la cultura siempre ganará.
 
Pero no tiene que ser de esa manera. Acá hay 10 pasos para construir una cultura de aprendizaje positiva en su organización.
 
1. Comenzar con los líderes.  
 
La cultura arranca arriba. Si la alta gerencia no apoya una cultura de aprendizaje, nadie más lo hará. Si usted está buscando un punto de quiebre, encuentre líderes que inviertan y premien los esfuerzos, incluso si el proyecto es pequeño o menos visible o significante de lo que usted quisiera. Se necesitan historias de éxito para expandir el mensaje.
 
2. Expandir la misión.  
 
No se va a ningún lado si simplemente se equipara el aprendizaje con el entrenamiento. El aprendizaje –individual y organizacional- es mucho más amplio que los cursos. No cometa el error de hablar de aprendizaje haciendo únicamente entrenamiento. Piense más en el ecosistema de aprendizaje y rendimiento que en el índice del curso; luego actúe consistentemente.
 
3. Conseguir la aceptación de la primera línea.  
 
Si quiere que sus colaboradores aprendan, asegúrese de que sus supervisores aprendan primero. No espere que ellos vayan detrás de algo que no entienden ni ellos mismo. Construya soporte para el aprendizaje y recompense a los gerentes que pongan el aprendizaje dentro de sus prioridades.
 
4. Contar con el contenido correcto.  
 
Publicar mucho contenido no hace nada para motivar el aprendizaje si el contenido es confuso,  no auténtico, sesgado, de bajo valor, difícil de acceder, incompleto o simplemente equivocado. La selección del contenido es probablemente lo más importante.
 
5. Tener la tecnología correcta.  
 
No solo se trata de hacer que la tecnología funcione, sino de asegurarse de que es la tecnología correcta para el uso adecuado. Evite que la tecnología bloquee el camino del aprendizaje, o su uso excesivo. La tecnología es importante; el aprendizaje sin tecnología no es escalable, pero la tecnología sin el aprendizaje simplemente es un objeto brillante.
 
6. Asegurar la disposición para aprender.  
 
Uno de los factores que llevan a una cultura de aprendizaje pobre es entregar programas de aprendizaje para personas que no están listas o no lo necesitan. Esto puede desmotivar. Asegúrese de que los aprendices tienes los pre-requisitos adecuados, tienen claras las metas de aprendizaje y tienen el tiempo y los recursos adecuados para aprender… que no están perdiendo el tiempo. Entrégueles incentivos valiosos para aprender y asegúrese de entender porqué pueden estar resistiéndose a sus esfuerzos.
 
7. Comunicar el largo plazo.  
 
Lanzar un nuevo programa de aprendizaje puede ser más ruido que sustancia real. Por supuesto que es necesario promocionar los esfuerzos, pero asegúrese de que las estrategias de comunicación son de largo plazo, valiosas para los ojos de los aprendices y realmente ayudan a desarrollar su propia afinidad positiva para la estrategia de aprendizaje por sí misma; una afinidad que puede ser contagiosa si suficientes personas la compran.
 
8. Proveer para las transferencia.  
 
Asegurarse de que lo que se aprende se puede aplicar es crítico. Y no solo se trata de poder hacer lo que se aprendió; también se trata de reconocer que lo que se aprendió es útil para hacer mejor y de manera más fácil el trabajo. La conexión entre desempeño en el trabajo y aprendizaje es clave para construir una cultura de aprendizaje sostenible.
 
9. Demostrar el éxito.  
 
Es mejor tener un pequeño éxito que un gran fracaso. Proyectos de demostración, pilotos, etc. son esenciales para construir soporte para el aprendizaje. Como se vio en el paso uno, la cultura comienza arriba, pero también es importante ver cómo funcionan las estrategias de aprendizaje y cómo pueden beneficiar. Mostrar éxito es mucho más poderosos que solo hablar de éxito.
 
10. Medir resultados y retroalimentar.  
 
Es clave medir cuánto se aprendió, pero tal vez es más importante, desde una perspectiva cultural, medir el valor que las personas le dan al aprendizaje. Y, por supuesto, nada hablar más fuerte que el impacto positivo que el aprendizaje tiene en el desempeño de un individuo y de una organización. Así que vaya más allá de medir el nivel de aprendizaje de un curso. Encuentre el impacto real de la estrategia en los aprendices y en la organización.
 
Utilice estos 10 pasos como un checklist para su organización. ¿Qué tan bien está?
 
El aprendizaje fracasa cuando a nadie le importa realmente. Siempre es posible implementar programas obligatorios, o hacerles publicidad, pero eso no es un cambio de cultura. Si usted realmente quiere que su estrategia de aprendizaje y desempeño tenga un impacto positivo y sostenible, si realmente quiere que las personas quieran aprender y que la organización quiera invertir en aprendizaje, usted debe crear una atmósfera de valor, apoyo y apreciación por lo que el aprendizaje ofrece.