El desarrollo sostenible se vuelve inalcanzable si no se permite el desarrollo de las capacidades (como la escuela y el aprendizaje continuo), el acceso a la salud y los derechos reproductivos de todas las personas para que puedan acceder a un empleo digno.

En ese sentido, la inversión y las políticas acertadas que garanticen esos derechos se vuelven esenciales si se quiere hacer realidad un bono demográfico. Pero, ¿qué es un bono demográfico?

Un bono demográfico es una ventana de tiempo de más o menos 40 años en la que la población en edad de trabajar de un país es proporcionalmente mayor que la de los jóvenes dependientes y tiene acceso a los beneficios de buena salud, educación de calidad y empleo digno. Actualmente, Colombia atraviesa por la mitad de esa ventana de tiempo, lo cual significa una oportunidad inmensa para el país y su población, que se debe aprovechar cuanto antes.

Para poder capitalizar un bono demográfico, cada país debe hacer un diagnóstico poblacional, entender el tamaño y la distribución de su población, su estructura etaria actual proyectada y su ritmo de crecimiento poblacional. Con eso claro, debe alinear las necesidades nacionales con una secuencia de inversiones a corto y mediano plazo para garantizar los derechos que ya mencionamos.

Con el fin de apoyar a los países en el aprovechamiento del bono demográfico, el Fondo de Población de la ONU (UNFPDA) ha implementado tres estrategias. Primero, el Diagnóstico Estratégico, que cuenta con un paquete de herramientas para caracterizar rápidamente la población, revisiones de la legislación y planes de acción nacionales, así como orientación acerca de los efectos multiplicadores de inversiones clave. En segundo lugar, la Construcción de Capital Humano, que apoya a los países para garantizar los derechos y la participación de las mujeres y adolecentes y promover los servicios en salud sexual y reproductiva de acuerdo con las circunstancias específicas nacionales. Y en tercer lugar, las Asociaciones Esenciales, que apoyan la construcción de capacidades a largo plazo en instituciones nacionales en el marco de un bono demográfico para adoptar políticas y programadas acertados.

Hacia futuro, la UNFDA tiene varios retos que incluyen fortalecer y expandir los centros de excelencia regionales sobre el bono demográfico para convertirlos en comunidades de práctica compartidas con apoyo inmediato a los países. De igual forma, establecer modelos de cooperación basados en casos de éxito para replicar en otros países. Todo entendiendo que el bono demográfico representa un punto de partida renovado para mejorar el destino de millones de personas en el mundo entero, lo mismo que para mejorar las posibilidades de un crecimiento sostenible e incluyente a nivel nacional.

Si está interesado en mejorar su productividad a través de Estrategias de Aprendizaje, escríbanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..