El sistema visual y el aprendizaje
Art Kohn (PhD)


La neurociencia ha aprendido mucho sobre la forma en que el cerebro procesa la información visual. Durante los últimos veinte años, los publicistas han aprendido a aprovechar estos conocimientos para aumentar el atractivo de los productos a ojos del consumidor. Usted puede aprobar o desaprobar estas técnicas; puede encontrarlas molestas o incluso explotadoras; y tal vez lo son. Pero también son efectivas a la hora de captar nuestra atención y nosotros, en la comunidad de aprendizaje organizacional, debemos ser conscientes de éstas.

Para comenzar, necesitamos explorar nuestro sistema sensorial. La sabiduría convencional nos dice que tenemos cinco sistemas sensoriales: visión, audición, tacto, olfato y gusto. Sin embargo, tenemos muchos más sistemas sensoriales, que incluyen calor, frío, propiocepción (el sentido de la posición relativa de las partes del cuerpo), el sentido vestibular (una conciencia del equilibrio y movimiento del cuerpo), entre otros.

Además, los investigadores han comenzado a darse cuenta de que algunos sentidos consisten en una combinación de dos o más sistemas sensoriales que se fusionan con nuestra experiencia. Por ejemplo, nuestra experiencia de visión es el resultado de dos sistemas distintos que operan concurrentemente pero de manera independiente.

El sistema dónde vs. el sistema qué.

Los dos sistemas visuales se conocen como el sistema visual dónde y el sistema visual qué. Estos dos sistemas sensoriales funcionan con entradas visuales, pero están ubicados en diferentes áreas del cerebro y son tan diferentes entre sí como la sensación de sonido es diferente del sentido del tacto.

El sistema "dónde" fue el primero en evolucionar y está presente en todos los mamíferos. Ayuda a los organismos con los desafíos cotidianos de la supervivencia. Este sistema procesa imágenes de baja agudeza (en lenguaje informático funciona con una imagen de baja resolución) pero procesa esa información muy rápidamente. Además, proporciona a los animales la percepción del movimiento, la percepción de la profundidad y la organización espacial (es decir, la ubicación de los objetos entre sí). Curiosamente, el sistema "donde" es completamente daltónico: ve el mundo solo en blanco y negro.

El sistema "qué", por otro lado, evolucionó mucho más tarde y existe como un segundo sistema visual, pero sólo en primates. Ayuda a los organismos avanzados a analizar críticamente los estímulos y a tomar decisiones más sofisticadas. El sistema "qué" procesa imágenes de alta agudeza (es decir, funciona con una imagen de alta resolución) pero procesa la información visual muy lentamente. Este sistema es menos reflexivo y proporciona a los animales una capacidad avanzada para reconocer objetos. De ahí su nombre, pues nos dice qué son las cosas. En contraste con el sistema "donde", el sistema "qué" ve el mundo en color vivo.

Qué y dónde en las bellas artes.

Echemos un vistazo a los dos sistemas en acción. Deténgase en la siguiente figura, la pintura Impresión, Amanecer de Claude Monet (1872). En esta versión original, el sol poniente y su reflejo en el agua de alguna manera parecen vibrar contra el fondo. Parecen moverse detrás de las nubes y ondular junto con la subida y la caída del agua.



¿Como sucedió esto? ¿Por qué se siente tan dinámico? La respuesta tiene que ver con la forma en que los sistemas "dónde" y "qué" procesan la información.

Para la mayoría de las personas, el sol parece más brillante y más intenso que cualquier cosa a su alrededor. Pero, de hecho, el sol tiene exactamente el mismo brillo que las imágenes que lo rodean. Para demostrarlo, creé esta imagen en Photoshop, con la herramienta desaturación.



En esta imagen en blanco y negro, eliminé los colores, pero mantuve las diferencias de brillo. Tenga en cuenta que el sol casi desaparece porque es exactamente el mismo brillo que los objetos circundantes. Es importante destacar que esto es exactamente lo que ve el sistema de "dónde" de su cerebro cuando mira esta imagen. No puede ver el sol como un objeto distinto porque, a partir de su percepción daltónica, el sol tiene exactamente el mismo brillo que los estímulos circundantes.

Por el contrario, el sistema "qué", que es sensible a los colores, inmediatamente reconoce que hay un objeto naranja brillante en la imagen, e identifica qué objeto es ese, a saber, el sol y su reflejo en el agua.


¿Por qué brilla el sol? 

Entonces, ¿por qué el sol parece brillar? La respuesta es que su sistema "qué" le dice que hay un sol dentro de la pintura. Pero su sistema "donde", la parte del cerebro responsable de la posición y el movimiento, no puede verlo y, por lo tanto, tiene dificultades para determinar exactamente dónde debe aparecer el objeto en el espacio visual. Mientras usted mira la imagen, su cerebro hace una serie de conjeturas sobre su posición, y esto crea una extraña sensación de movimiento.

Para aquellos que desean un poco más de prueba, ofrezco una imagen más. En esta usé Photoshop para aumentar el brillo del sol y su reflejo, por lo que ahora son más brillantes que el fondo. En esta tercera imagen, el sistema "dónde" puede ver fácilmente el sol más brillante como un objeto distinto y, como resultado, puede determinar su ubicación exacta. El resultado: el movimiento inquietante desaparece.



No estoy sugiriendo que Monet haya entendido la fisiología del cerebro de la manera en que usted lo hace. Probablemente solo hizo una serie de pruebas y errores hasta que descubrió el movimiento ilusorio. No fue sino hasta el asombroso trabajo de Margaret Livingston y del Premio Nobel David Hubel que entendimos la biología subyacente de los fenómenos.

 

Explotando el sistema "donde".

Ahora que entendemos cómo funcionan los sistemas en dónde y qué funcionan, algunas personas pueden explotar este proceso para su propio bien comercial. Considere las siguientes muestras de texto. ¿Cuál es más difícil de leer?





Casi todos encuentran que la segunda imagen es mucho más difícil de leer. La razón es que en la imagen inferior, las palabras y el fondo son igualmente brillantes, por lo que su sistema daltónico "donde" no ve las palabras. Como resultado, su sistema "qué" se ve obligado a adivinar la ubicación exacta de las letras en el espacio, y por lo tanto las letras parecen saltar en la página.

Los artistas comerciales utilizan rutinariamente imágenes como esta para llamar nuestra atención sobre sus anuncios publicitarios. Pero estos hechos también tienen implicaciones para los facilitadores y los diseñadores instruccionales. El hecho de que la segunda imagen sea más difícil de leer significa que las personas deben tomar más tiempo y esforzarse más para comprender las palabras. ¿Y sabe qué? Una gran cantidad de evidencia muestra que cuando las personas trabajan más duro y toman más tiempo estudiando material, terminan recordándolo mejor. Así es, obligar a las personas a reducir la velocidad y trabajar más en realidad aumentará la comprensión, la retención y la transferencia.

Esto merece mucha más discusión y análisis. En el artículo siguiente exploraremos cómo puede aplicar este principio a su entrenamiento diario.


El próximo 20 de septiembre visitaré Colombia para dirigir el Taller Práctico de Neurociencia y Productividad en Bogotá.

Lo invito a que se inscriba para que podamos profundizar sobre cómo los líderes pueden generar cambios de comportamiento en grupos y equipos de colaboradores a través de metodologías que impacten los resultados de su organización.

Inscribirse

Ficha técnica.
Fecha: 20 de septiembre de 2018
Lugar: Uniandinos (Cll. 92 # 16-11)
Hora: 8:00 am - 5:00 pm
Tarifa afiliados Acrip: $780,000 pesos
Tarifa general: $980,000 pesos
Invitan: Acrip y PyB.

Art Kohn.
Profesor y reconocido experto en capacitación corporativa, cuenta con un Ph.D. en ciencias cognitivas en la Universidad de Duke y enseña en la escuela de negocios en la Universidad Estatal de Portland.

Apoya a Google Inc. en dar forma a su programa de capacitación minorista que afecta a más de 1.200 millones de personas en todo el mundo. También realiza consultoría a Centros para el Control de Enfermedades sobre el uso de mensajes sociales para abordar el VIH en el mundo en desarrollo.

Temas a tratar.
- Cambios en la estructura y estrategia en la organización digital.
- Liderar personas dentro de estos cambios.
- Qué tan preparados estamos y cómo prepararnos para dirigir la gestión de talento en este mundo digital.
- Qué nos aporta la neurociencia para liderar en esta realidad organizacional.
- Neurociencia, aprendizaje y logro de resultados en acción.
- La curva del olvido y cómo superarla.
- Qué hacer para que se aplique lo aprendido y se logren las metas.
- Los “booster” o impulsadores para lograr resultados: casos prácticos.
- Tipos de “booster” y metodologías de implementación.
- Plan de acción.

Inscribirse


Adaptado de: Brain Science: The Visual System and Learning, Art Kohn. Learning Solutions Magazine (2014).