Las olas de motivación


Uno de los temas más complejos y menos escalables en las organizaciones es motivar a sus colaboradores para que aprendan, pues esa disposición e incluso emoción por aprender no es constante: va y viene como las olas. ¿Qué dispara la motivación? ¿Cómo reaccionar a tiempo para montarse en sus olas?

El aprendizaje llega cuando ya no se necesita. 

No es un detalle menor, y es real. En muchas ocasiones, el diseño de cursos y metodologías toma tanto tiempo, que el aprendizaje llega cuando ya no se necesita. En ese punto resulta inútil y la ventana de aprendizaje de los colaboradores está cerrada. Veamos:  


En esta figura se puede ver un cronograma de aprendizaje desalineado y lento. ¿De qué me sirve una capacitación para manejar los sesgos inconscientes en un proceso de selección si estoy en medio de evaluaciones de desempeño? ¿O un taller de design thinking si estoy a punto de entrevistar a 10 posibles nuevos colaboradores? La historia es distinta en este caso:


Acá, el aprendizaje llega justo cuando se requiere. Y ahí es cuando sus colaboradores están dispuestos y motivados para aprender. Eso hace toda la diferencia. 


¿Qué debe cambiar? 

Llegar a tiempo difícilmente se logra con un esquema de aprendizaje tradicional. Por eso el microaprendizaje resulta ser una herramienta necesaria a la hora de montarse en la ola de la motivación. Es que el microaprendizaje: 

  1. Es más barato y más rápido: consume menos recursos que el aprendizaje tradicional (virtual o presencial), permitiendo enfocarse en la calidad sin perder velocidad.  
     
  2. Engancha más a las personas: sus colaboradores dedican el 1% de su tiempo a aprender, revisan su celular 150 veces al día y cambian la pestaña de su navegador cada minuto. Estos patrones encajan perfecto con píldoras de conocimiento cortas y directas. 
     
  3. Enseña más: la carga cognitiva del aprendizaje tradicional es altísima, pues pretende que las personas aprendan mucho en muy poco tiempo. Ráfagas cortas de aprendizaje respetan las limitaciones de la memoria en el trabajo, y dan tiempo suficiente para procesar y relacionar lo aprendido con conocimientos previos. 


A propósito de este tema, inscríbase a la conferencia Microaprendizaje: rompiendo la barrera entre aprender y trabajar. Será el próximo 25 de abril en Uniandinos en alianza con Acrip. 
    
Montándose en la ola. 

Montarse en la ola de la motivación implica usar microaprendizaje para preparar a los colaboradores, dar soporte al desempeño en el punto de la necesidad, y cerrar el impulso con técnicas para mejorar el proceso. 


Hoy, el seguimiento de la ola de la motivación ha avanzado al punto en que las organizaciones obtienen información de su CRM, sus aplicaciones de productividad y sus herramientas de comunicación para responder oportunamente con píldoras de microaprendizaje. 

Otras utilizan la tecnología de Google Glass para enviar instrucciones, videos y checklists a sus colaboradores justo en el momento en el que las necesitan, rompiendo la barrera entre aprender y trabajar. 

Un estudio reciente de la ATD dejó ver que el 92% de las organizaciones que usan microaprendizaje planean seguir haciéndolo. Y que el 67% de las organizaciones que no lo hacen, planean implementarlo en el corto plazo. ¿En qué segmento está su organización?

Agende un Skype de 15 minutos con Germán París, presidente de PyB, para hablar de cómo implementar metodologías de microaprendizaje en su organización. 





Fuente:
How Microlearning Will Shape the Future of Work, Alex Khurgin. ATD, 2017.