El aprendizaje se desvanece
 
Después de dos semanas, Juan Carlos por fin terminó su curso de ventas y está listo para salir al ruedo. Durante los últimos días, atravesó las tres etapas del proceso de venta consultiva y sabe que, ahora que tiene su certificado, nada puede salir mal… Nada, excepto que con cada minuto que pase, lo que Juan Carlos “aprendió” se va a ir desvaneciendo, al punto que en 5 semanas, él recordará más o menos el 50% de su curso de ventas.
 
Ese es el triste desenlace de la mayoría de Estrategias de Aprendizaje que normalmente se diseñan como un evento y no como un proceso, dejando a un lado una pieza olvidada pero poderosa:  el programa de refuerzo. Veamos qué es y cómo diseñar uno. 
 
2 rasgos.
 
Un programa de refuerzo comienza justo después de un evento de aprendizaje y tiene dos rasgos esenciales: aumenta la retención y demuestra el éxito del aprendizaje. ¿Cómo? A través de contenido rápido, relevante y atractivo relacionado con los objetivos de la Estrategia de Aprendizaje.
 
Por supuesto, demostrar el éxito solo es posible cuando de alguna forma se puede medir el cambio de comportamiento de las personas a través del tiempo. Por eso, el contenido debe incluir actividades de medición y autorreflexión. 
 
3 consejos.
 
Tenga en cuenta estos consejos a la hora de diseñar un programa de refuerzo dentro de una Estrategia de Aprendizaje.
 
1. Cree fricción.
Esa es la forma de que el contenido sea atractivo. Así que:
 
En vez de decir, muestre. Cuando los aprendices ven cómo se hace algo, se involucran y se crea un entorno de aprendizaje activo.
 
Deje que los aprendices hagan conexiones. Eso los invita a tomar un rol activo en el proceso, en vez de funcionar como almacenadores de información.
 
Y por favor, que también sea social. La fricción no solo debe ser personal. Cuando las personas pueden compartir dudas y sus triunfos para recibir retroalimentación, el aprendizaje y su puesta en práctica se potencializan.
 
2. Cree círculos de retroalimentación.
Esto debe enlazar a los aprendices con sus jefes, para que puedan dirigir su proceso de aplicación de lo aprendido de una manera acertada. Dependiendo de la estrategia, es posible diseñar:
  • Sistemas de puntuación.
  • Barras de progreso general.
  • Encuestas .
Recuerde que si los jefes no están involucrados en el proceso de aprendizaje, su implementación difícilmente será exitosa.
 
3. Cree objetivos de refuerzo basados en metas.
El punto de partida para diseñar un programa de refuerzo –y de cualquier tipo- siempre debe ser el punto de llegada deseado. ¿A dónde y cómo vamos a llegar?
 
Con un destino claro, el programa se diferenciará de un sistema de recordatorios, porque cada contenido estará encaminado hacia las brechas que se quiere cerrar.
 
Pensar en refuerzo es pensar en ese 90% del aprendizaje que normalmente olvidamos al diseñar e implementar Estrategias de Aprendizaje. Es pensar en todo el dinero invertido en el curso de ventas que se fue desvaneciendo poco a poco de la mente de Juan Carlos, que no dio el retorno esperado porque no se puso en práctica.
 
Si quiere mejorar la productividad de su empresa a través de Estrategias de Aprendizaje que involucren programas de refuerzo, escríbanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
 
 
Fuentes:
- The science behind training reinforcement; Wurth, Anthonie. 2016.
- Learning and reinforcement: why you need both. Wurth, Anthonie, 2016.
- 3 simple ways to effectively reinforce corporate training programs. Wurth, Anthonie, 2016.